La Renga en San Juan "La furia de la bestia Rock"


Cuando la realidad imperante pareciera mostrar que el cáncer que acecha con el exterminio del rock en la Argentina aparece La Renga y le inyecta una dosis dura de morfina en la yugular a nuestro querido rock nacional.

Del barrio hacia el cosmos
Luego de cuatro años de ausencia en su propia sala de grabación, la banda oriunda de Mataderos, encendió los micrófonos y grabó "Algún Rayo", disco compuesto por 12 temas nuevos. Sin dudas al escuchar esta nueva placa, se puede inferir que estamos ante un trabajo conceptual por excelencia.



"Poder" fue el corte disfusión del disco en donde esta presente Nacho Smilari, que con su viola acompaña a La Renga en el desarrollo de uno de los temas más potentes de este nuevo album.

Desde el primer tema hasta el último, La Renga nos invita a sumergirnos en un viaje cósmico, apocalíptico y aunque suene ilógico también esperanzador. "Canibalismo galáctico" es el tema número uno del disco donde se trata de reflejar en el cosmos como los seres humanos se carcomen entre si (explicación dada por Gustavo Nápoli, Chizzo, en su toque en la ciudad de La Plata). "El Apocalipsis llega hasta tu puerta y el ser que te está soñando pronto despertará" una de las frases que se pueden encontrar en "Cristal de Zirconio" que engloba más o menos la mirada inspirada de Chizzo sobre el futuro. Que también se divisa en "Destino ciudad futura" donde sobre un riff machacador podemos apreciar el fin del mundo que conocemos y el inicio de otro nuevo que continua contaminado por la codicia y por aquellos muertos que fueron desenterrados del olvido.

Entre tanto caos y oscuridad encontramos en "Algún Rayo" tema que le da nombre al disco, un mensaje esperanzador que es compartido en "Inventa un mañana". Punto aparte para "La furia de la bestia rock" que intenta reflejar una autobiografía del ritual rengo que se da en cada recital.

El amor tiene lugar en este viaje en "Dioses de terciopelo" una balada bien power. "Lunáticos" un rock and roll que cuenta la historia de la construcción de un nuevo mundo allá en la luna, "Y los paseos al lado oscuro serán debilidad y por si acaso se acaba el mundo espero haya lugar"

El tema más controversial de la placa se llama "Disfrazado de amigo" que habla sobre la traición y mucho se ha especulado sobre la dedicatoria que puede tener este tema, se ha dicho que esta direccionado hacia Chiflo, quien fuera saxofonista durante toda la trayectoria de La Renga y luego de Trueno Tierra (Disco anterior a "Algún Rayo") dejara la banda. Pero nada se ha comunicado de manera oficial, por eso dudo que se le dé importancia a esta versión.

Los últimos dos temas son "Desoriente Blues" un blues al estilo rengo en donde la banda demuestra una técnica envidiable. Y el cierre del disco es con "Caricias de Asfalto" el tema mas rutero de la placa y que trae reminiscencias a Riff, una de las bandas más influyentes en la performance de La Renga.

El sonido del disco es bien crudo, nos retrotrae al rock de los 70' y los 80' ya que hay ausencias de sintetizadores y efectos que no estén reproducidos por instrumentos. Ha diferencia de los dos discos anteriores (detonador de sueños en 2003, y Trueno Tierra en 2006) se vuelven a grabar dos guitarras, que colaboran con la potencia de la banda. Hay una mayor presencia de los hermanos Iglesias tanto en el bajo de Tete como en la batería de el Tanque, lo que le da una contundencia que cabe resaltar. La voz de Chizzo mantiene la furia rasposa de una fiera, que le da ese color característico que tiene la banda y que la diferencia en su estilo.

No cabe dudas que estamos ante una de las mejores placas, que poco a poco se va a ir ganando el lugar en la colección renga como uno de los puntos altos, tanto en composición, concepto, sonido, arte visual y propuesta, ya que en este disco viene acompañado de una entrada para asistir al show que la misma indica, lo que refleja esa necesidad de la banda de siempre estar buscando la manera de hacer algo nuevo, no solo para ellos sino también para "Los mismos de siempre"

La furia de la bestia rock
En lo que respecta a la gira que enmarca la presentación de "Algún Rayo" La Renga aterrizará en doce planteas, ya lo hizo en Rosario, Tandil, el último arribo fue en San Juan.

El ritual rengo no comienza cuando se apagan las luces y empieza a tocar la banda, si no que se da inicio desde el momento de tratar de calmar la espectativa que genera tener la entrada en la mano, luego continúa con el viaje hacia el lugar elegido como cede (San Juan) y con los cánticos previos a la salida de la banda, todo esto potenciado por un asadito y acompañado de alguna bebida delatora de sentimientos.

El toque arrancó con "Canibalismo Galáctico" seguido por "A tu lado". La excusa era la presentación de lo nuevo, lo cual ocurrió con la ausencia de los tres últimos temas del disco. Pero hubo tiempo para recordar viejas placas, como en "El rito de los corazones sangrando" en el "Twist del pibe", en el enganchado de "Veneno" con "Triste canción de amor" donde estuvo invitado Lalo Toral (El Tri de México) que acompaño a la banda con los teclados. También estuvo Nacho Smilari, en "Poder", ambos músicos son parte de una revalorización que esta haciendo La Renga, según Chizzo, de los viejos músicos. Lo cual se puede apreciar en su cercanía a Ricardo Soule (ex vox dei) y en su amistad con Alejandro Medina (Manal) con quién conformará la vuelta en un único recital de Aeroblus (banda conformada por Pappo y donde Medina le ponía sus manos al bajo)

El recital mantuvo una línea potente, integrado por 27 temas, que podrían haber sido 35 ya que faltaron algunos clásicos que la banda debido a su extensión temporal debe relegar en determinadas citas.

Manu estuvo como siempre y desde la salida de Chiflo, encargado de los vientos, acompañado del Gamba, nuevo integrante (¿?) o por ahora sesionista de la banda.

8 mil, 10 mil o 15 mil personas fueron testigos de un nuevo capítulo en la llama tenue del rock nacional. Quedan pocas bandas de rock de convocatoria masiva, cada vez hay más solistas, disoluciones, y nuevas formaciones, La Renga es la muestra viva hasta hoy de que a pesar del tiempo el amor por la banda y por pertenecer a la misma se mantiene intacto, lo que deja pensar que estamos ante la presencia ( y me hago cargo) de la última "gran banda de nuestro rock"

A pesar de que desde que se abrió el show hasta su cierre pasaron cerca de dos horas, el ritual rengo continuó después que Chizzo, Tete, Tanque, Manu, y Gamba, se fueran de escena porque todos los allí presentes nos fuimos como siempre "Hablando de la Libertad"



Escrito por: Francisco Martinez Espinosa
Fotografía:
Francisco Martinez Espinosa

0 Comentar:

Publicar un comentario

Comparti este espacio

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More