OPINIÓN: LOS "NO" ROSTROS DE LA VENDIMIA


Yo estuve ahí desde el principio. En el medio, en los camarines. Escuché versiones de público, de actores, de funcionarios, de delegados, de técnicos, de todos los que pude consultar. Vi rostros desilusionados de uno y otro lado del escenario. Público mojado, harto de esperar por la fiesta, harto de esperar alguna explicación. Actores y bailarines con ojos llorosos, con ganas de salir a mostrar lo mejor de sí, a dar todo por lo que han trabajado y ensayado en los últimos meses. Y en el medio, los responsables, calzándose en la cintura los mejores eufemismos para eludir una vez más el conflicto que se les abalanzaba para resolver todo a último momento y, como siempre, atarlo con alambre.

Los artistas querían dar la fiesta, estaban listos. Pero así no, con incumplimientos no. Toleraron un ensayo general y un primer Acto Central con escenarios que tambaleaban, luces que pendían de hilos, cables mojados. Y siguieron. Pero ahora la cosa había cambiado, durante días les dijeron que había demoras en las dos entradas que les corresponden a cada uno, pero que “estaban”, que ya se las iban a dar. Ellos aguantaron y confiaron, siempre ha sido así, es un “derecho adquirido” por años de tradición, es parte del procedimiento habitual desafectar de la venta unas 1.500 entradas para que el staff de 700 artistas pueda entregar a sus seres queridos. Por eso el sábado salieron a escena y la Vendimia fue lo que siempre ha sido, una fiesta. Pero el domingo se abusaron de su confianza, cuando iban llegando al teatro griego, uno a uno, los artistas se enteraron de que no les habían guardado esas localidades, que habían sido vendidas. Ahí se desató el huracán, porque el problema no era los $24 de los dos tickets, sino que ya estaban agotados, que no les avisaron con tiempo y que sus familiares, a esta altura, no podrían ir a verlos.

Se reunieron y por asamblea decidieron que hasta que no tuvieran una respuesta no saldrían a escena. La moción tuvo el apoyo de los narradores y músicos de la fiesta, quienes se sumaron a la postura de actores y bailarines. Mientras, cerca de las 22, de a poco algunos se iban cambiando y preparando para su momento de gloria. Era notorio, no se aguantaban las ganas, sabían que tarde o temprano esto se resolvería y la Vendimia, como siempre, “saldría”.

Pero no fue así, la inoperancia de la gestión, la negligencia en el trato con los artistas, la inviabilidad de las propuestas como manotazos de ahogados produjeron el resultado que todos conocemos: la cancelación de las dos repeticiones de Los rostros de la Vendimia.

Ahora dicen que los artistas le faltaron el respeto al pueblo y a los turistas, que fue culpa de un grupo reducido, que esto los tomó por sorpresa. Yo vi que no fue así. Yo vi que le faltaron el respeto a los artistas, vi cómo Scollo les pedía disculpas y hacía responsable a la Secretaría de Cultura, vi como el Subsecretario de Hacienda Granado culpaba al Coordinador de Vendimia Daniel López, y vi que eran cientos los bailarines y actores que estaban reunidos debatiendo de forma democrática cómo podían hacer para que todo se solucione rápido y poder dar el espectáculo.

Los responsables, ni siquiera con la apremiante realidad de un año electoral pudieron negociar a tiempo con los bailarines. Cuando se produjo el acuerdo final la lluvia se sumó al tenebroso paisaje y, una vez que Scollo asumió la responsabilidad frente al público, los artistas ya listos para salir a escena se asomaron y se toparon con un anfiteatro hostil, lógicamente. Una vez más los rostros de dolor, de gente que se alejaba con el peor humor protegiéndose del agua, vociferando contra artistas y funcionarios, y de artistas que desde el escenario mojado contemplaban impotentes un éxodo irrefrenable que los señalaba con el dedo como los principales responsables. Es imperdonable que esto haya sucedido. Y es más imperdonable que los verdaderos culpables de esta situación no den la cara ni asuman su error como corresponde.

Gentileza de Ramiro Ortiz

6 Comentar:

Yo pienso mas alla de las cuestiones de seguridad sobre los artistas y tecnicos, que son de gran importancia, se podria haber buscado otra manera de resolver la continuidad del acto. El precio que estamos pagando los mendocinos es muy alto en cuanto a confianza a largo plazo. Espero que se solucione lo antes posible y de la manera mas sigilosa para no seguir manchando la imagen de la fiesta.

Yo creo que la imagen de la fiesta ya esta manchada desde hace rato, porque es una fiesta destinada al turismo. Las falencias son sumamente de los gobernantes que logisticamente son unos inoperantes que no son capaces de garantizar el buen funcionamiento de una provincia imaginate de una fiesta. La falta de respeto es del gobierno hacia los artistas y el pueblo en general.

lurulero

Lo mejor fue la vendimia solidaria la pasamos de puta madre voló

Daniel Vila

que maduro "Daniel"...
Carla

Me gustaría preguntar¿Cuando ensayaban existían las deficiencias mencionadas?, porque las personas que hablaban por todos no lo hicieron antes?, entiendo que sin control no hay eficiencia, perohicieron las cosas maldebieron hacer uso del derecho a la protesta al menos cinco días antes de la fiesta, el gobierno no le hubiera quedado otra que hacer algo.En la transmición televiciva se entrevistó a muchos que resultaron ser parientes de bailarines y que loco "habían pagado por sus entradas", tambien muestra este motivo de parar la fiesta por unas "entradas", ser no mas ni menos que la tipica condición argentina esperar las cosas de arriba, Pero tranquilos al no salir y recrear la fiesta nos favorecienron en volver a ver un espectaculo olvidable totalmente, jamas entenderé por que ganó ese libreto fue la peor fiesta que vi y por último deben hacerse cargo los artistas que hicieron uso del incumplimiento del contrato por lo que la mas correcto es que no recibieran pago por lo que no ofrecieron.

Si por un lado pienso que los artistas incumplieron, pero creo que el tema de las entradas fue prometido para la repetición y no fueron dadas. Lamentablemente es una cuestion de ineptitud que retumba en la imagen de la provincia. Creo que la vendimia fue la frutilla podrida del postre de un mal gobierno que desde el principio nos mintio, desde el mapa de la inseguridad hasta hoy.

Publicar un comentario

Comparti este espacio

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More